Single Blog

¡Alerta de tsunami!: una gigantesca ola de datos está por llegar

06/06/2017, Escrito por 0 comment

Escrito por Carlos Cosials el 09/05/2017 a las 23:57:35
(ALM/IoT Business Consultant)

Tomando del lenguaje periodístico la búsqueda de un titular, que atraiga y resuma la situación actual, puedo empezar a argumentar que, como mínimo, una primera y gigante ola de datos se avecina, irremisiblemente, y, además, no será solo una.

En las empresas, al igual que en la naturaleza, hay toda una serie de fenómenos higiénicos. Extraordinarios y devastadores pero de profunda limpieza. De siempre el bosque mediterráneo se ha ido regenerando a base de rápidos incendios que han limpiado el sotobosque y que han dejado indemnes, en su corazón, a los pinos y alcornoques. Lo superfluo desaparecía para dar paso a una nueva versión del bosque.

De igual manera sucederá con el advenimiento de la IoT (Internet of Things), entendida como la masiva automatización de captar y procesar señales, provenientes de dispositivos con la capacidad de transmisión de datos. Si las instituciones/empresas, a través de su personal, fueron las primeras “generadoras” de datos, haciendo el ‘data entry’ en los primerizos sistemas de información, posteriormente, con la irrupción de la web, y sus blogs y redes sociales, permitió que cualquier persona con acceso fuera capaz de generar “datos” (primero simplistas textos en HTML, luego, hoy, instagrámicos audiovisuales), podemos alburear que miles de millones de máquinas emitiendo señales, incansablemente, acabarán inundando los cristalinos depósitos de datos de las empresas.

Es decir, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de transformación digital? Una análoga lectura sería considerar que las empresas que quieran sobrevivir al ineludible impacto deberán establecer los diques digitales, de contención y filtrado, a las crecientes oleadas de datos, de forma que el fluido resultante que llegue al núcleo (de las decisiones empresariales) permita sostener la capacidad de análisis inalterada. Es decir, no por más datos vamos a tener un mejor resultado en los dinámicos y automatizados análisis del futuro.

Así pues, evidentemente, si no preparamos a nuestra organización (de personas) para mantener un diálogo constante, y sólo digital, con nuestros compañeros, sean humanos o artefactos, sencillamente sucumbiremos. No seremos capaces de sincronizarnos entre todos, personas y máquinas, para operar el negocio a la velocidad de respuesta que los incrementalmente infieles clientes nos demandaran. Quien tenga hoy un hija/o adolescente (futuro comprador/usuario en 7 años de productos “caros”, sea coche, sea seguro, sea un frigorífico, …) entenderá que la urgencia no será una excepción sino un atributo de mera existencia de mercado.

Y, por finalizar, si ni el aspecto tecnológico ni social le convenció, tengo para usted un tercer vértice, insalvable, con la extensión del “todo gratis” con el que el fenómeno de Internet impregnó las relaciones entre personas, también a las personas jurídicas, y que muchas de las prominentes startups están promoviendo desde la monetización freemiun, comportando que la natural expectativa de nuevos ingresos, devinientes de las nuevas prestaciones que pudiéramos plantearnos, quedarán, simplemente, aguados. Es decir, no van a haber más ingresos, tradicionalmente de los clientes, y sí, en cambio, más costes, de los nuevos proveedores de soluciones de automatización.

Concluyendo, mi recomendación es que inicie usted un plan de salvamento, con todo el sentido de urgencia y criticidad que quiera aplicarle, para resistir a la devastación inminente. Y que conste que me considero optimista.

© Carlos Cosials
ALM/IoT Senior Business Consultant en Integral Innovations Solutions y Director del Master en Big Data Science en la UIC Barcelona

Leer más